En busca del tiempo perdido: Por el camino de Cartier-Bresson

Henri Cartier-Bresson fue un fotógrafo francés caracterizado por su  dominio del fotorreportaje y su enorme capacidad de observación, convirtiéndose en una parte muy importante de la historia gráfica del siglo XX.

Valencia, Spain 1933

Desde pequeño estuvo en contacto con el arte a través de la influencia de su tío, estudió pintura y al llegar a la juventud se relacionó con el arte de la vanguardia, especialmente el surrealismo y su actitud rebelde.

Su buena posición social le dio las facilidades para conocer a la élite cultural del momento y tener los mejores profesores, entre los que se encontraban artistas, escritores, poetas y pintores. Algunos de ellos fueron Gertrude Stein, Rene Crevel, Max Jacob, Salvador Dalí, Jean Cocteau, Max Ernst, André Lhote y el crítico y editor de arte Tériade.

reflejo

Cartier-Bresson trataba de erradicar la distinción entre arte y vida, ya fuese en la pintura, la fotografía, el dibujo o el cine. En el caso de la fotografía lo hacía por medio de la captura del instante decisivo, ese momento exacto en el que capta algo que tiene fuerza por sí mismo, en el clímax de la acción. Por esa razón, sus imágenes son, a menudo, prises à la sauvette (tomadas a escondidas), algo que en la actualidad no está permitido.

par60325_1241087908

Su obra es muy extensa; retrató a personajes conocidos, como Matisse, Bonard, Miró, Picasso, Marie Curie, Édith Piaf, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, cubrió eventos tales como la muerte de Gandhi, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil Española y la entrada de Mao Zedong en Pekín, fotografió China, la India y México, colaboró en diferentes revistas francesas y fundó Magnum, la primera agencia de fotografía.

Gusta de la forma, la composición y la geometría, así como de unas tramas de grises que, de momento, no se pueden conseguir en el proceso digital.

escalera

Sin embargo, él mismo afirma: «The photograph itself doesn’t interest me. I want only to capture a minute part of reality. » (La fotografía en sí misma no me interesa. Solo quiero atrapar una mínima fracción de tiempo de la realidad.)